Aprender español con videos – Daniel Jiménez: La música es mi pasión

Aprender español con videos

Daniel Jiménez: La música es mi pasión

Hola a todos y bienvenidos al blog Ganas de hablar.

Hola.

Hoy estoy aquí con Daniel. Daniel Jiménez, una persona muy interesante y nos va a contar un poquito qué es lo que hace, quién es y una serie de cosas. A ver. Daniel.

Hola, ¿qué tal? Bueno, me llamo Daniel Jiménez, soy hijo de una madre alemana y un padre español, vivo en Düsseldorf y tengo 40 años. Bueno y mi gran pasión es la música. Llevo haciendo música desde hace mucho tiempo… música española y latinoamericana. Me gusta España y América Latina me gustan mucho y por eso llevo una camiseta, a ver si se ve, de México, Cuernavaca, de un amigo, o sea siempre me siento muy unido, pero también canto en alemán y en inglés… eso también hago…

Y tú creciste con los dos idiomas, prácticamente como idiomas maternos.

Prácticamente se puede decir esto.

El alemán y el español.

Sí, sí. Más o menos. Que mi padre, pues, quería hablar en español con nosotros, pero como le contestábamos en alemán mi hermano y yo y… como eran otros tiempos, sabes, entonces ya… siempre como hablaba en español con mi madre entonces lo escuchábamos nosotros, mi hermano y yo, y también gracias a las canciones españolas y latinoamericanas y a películas y esas cosas, que siempre me interesaba ver esas películas o escuchar esas canciones en español también, por eso yo creo que lo hablo, lo hablo bien. Espero que lo hable perfectamente

Perfectamente, sí.

Muchas gracias.

Sí, Daniel. Bueno y cuenta un poquito qué es lo que tú haces.

Sí, bueno… el tema de la música que para mí es mi pasión. O sea… eso se puede decir así.

Tu gran pasión.

Mi gran pasión. Y aparte de la música mi gran pasión es trabajar con niños, sobre todo con “los peques” como yo los llamo, los nenes, los pequeñitos, de esta edad, más o menos, niños pequeños.

Y tú les das clases de música.

Exactamente. Clases de lo que se llama “educación infantil de música”, pero bueno, así se llama, lo que pasa que yo prefiero decir que… que quiero contagiar de una manera positiva a los niños para que escuchen, para que sientan con todos sus sentidos la música y… para mí lo importante es… lo hago así sin presión, sin competición, esas cosas, sino yo simplemente sigo mi corazón.

Claro.

Y la alegría de los niños y de los padres también cuando participan, porque también tengo cursos en que los padres pueden participar o los abuelos o los hermanos y bueno, la gran alegría cuando brillan los ojos y eso es lo que más me gusta.

Y tú preparas a los niños para… también para… bueno para que aprendan algún instrumento musical.

Exactamente. Sí. Lo más importante para mí es que… que escuchen, que ellos mismos encuentren su… su camino. No sé, por ejemplo, a lo mejor a uno le gustan más las maracas, las pequeñas maracas, las maraquitas, les gusta el ritmo y hay otros niños que enseguida te das cuenta… hasta los que son muy pequeños todavía que recién han empezado a hablar y ya cantan, o sea hacen sonidos y todo eso.

Claro.

Y hay otros, por ejemplo, que prefieren bailar.

Claro. Depende de… un poquito del niño, ¿no?

Depende siempre un poquito del niño. Yo, lo que yo quiero es… cada niño, para mí, es perfecto como es. Eso también lo quiero decir. O sea, para mí no es decir: Ah, pero tienes que mejorar mucho todavía, no, para llegar a ser tal y cual…¿no? Sino qué es lo que le gusta al niño, qué es lo que hace feliz al niño y… bueno…

Y tal como ese niño está en este momento es perfecto.

Exactamente. Exactamente. Y unos se mueven mucho, otros se quedan así, casi como dormidos, pero sin embargo siempre escuchan la música y participan también. Y eso es para mí…  es muy importante.

Qué bonito.

Eso también quiero decir siempre a los padres que no se preocupen mucho, que por ejemplo cuando hay cinco niños y todos bailan y cantan y hay otro niño que, tal vez, no sé, mira el techo o algo así, no pasa nada.

No pasa nada. Ya llegará su momento.

Exactamente.

Su tiempo…

Sí, sí.

Qué bonito.

Bueno y eso es lo que yo quiero conseguir. Y si después, no sé, algunos años más tarde vuelvo a ver a los… a los niños más grandes… también ya a los padres y dicen: “Gracias al curso mi hijo, mi hija toca la guitarra”. Pues me alegro mucho, pero si dicen: “Hacemos otra cosa y… mi niño está feliz jugando al fútbol”. También siempre me alegro, porque yo creo que una cosa es el tema de la música y el amor para la música y todo eso y otra cosa es otra cosa también es hacer algo juntos, en un grupo, ¿no? Eso también es muy importante.

La dinámica de un grupo.

La dinámica de un grupo y al mismo tiempo, o sea, participar en cosas, en cosas que hacemos todos juntos, pero al mismo tiempo que hacerlo solo también. O sea esta combinación. Cada… son individuos que también cada uno tiene su forma de ser y, al mismo tiempo, cuando hacemos algo juntos también… y esta combinación… me gusta.

Qué bonito. Y también me gusta mucho un proyecto del que tú me habías contado hace un tiempo de unir a niños y personas mayores.

Sí. Exactamente. Ese es un proyecto súper interesante y es un proyecto que… son niños de una guardería infantil, ahí voy yo también a cantar con los niños y, al mismo tiempo, por aquí… por ahí cerca viven ancianos también y, bueno, para mí la idea…

¿Es una especie de hogar o residencia?

Exactamente. Una especie de hogar o residencia. No es una residencia típica, sino viven…  tienen sus propios pisos y de vez en cuando viene gente a cuidarlos, si necesitan ayuda o algo y bueno… me vino la idea porque yo como hacía… yo también muchas veces música también en residencias para ancianos y como me dedico a dar clases para los niños, pues, ¿por qué no unir generaciones? Así también se llama el proyecto.

Unir generaciones.

Unir generaciones y viva la música.

En alemán…

Viva la música, en español.

Sí, sí. Musik verbindet Generationen. O sea la música une generaciones y viva la música. En español.

¡Qué bonito!

Sí. Y gracias a Dios, tengo la gran suerte, lo hago aquí. Estamos ahora mismo en el barrio de Flingern, de Düsseldorf, y aquí lo vamos a hacer, una iniciativa aquí, en Flingern, que también se dedica a dar dinero cuando se necesita para proyectos, ¿no?

Claro, claro.

Es decir, el gobierno.

Exactamente… o como… no, son personas privadas.

Okay.

Son personas privadas pero ellos me parece que reciben algo de la ciudad o del ayuntamiento y con ese dinero ellos tienen o… pueden ayudar a proyectos o esas cosas y yo tuve la suerte y cuando yo les escribí y les dije, les gustó muchísimo la idea y ahora bueno, pues, encima puedo hacer este proyecto.

Fantástico.

Y seguí como ya he dicho antes ya, seguí mi corazón y, al mismo tiempo, claro ganar también, ganarme la vida.

Claro. Pero por supuesto. Con lo que tú amas.

Con lo que amo.

Hacer lo que uno ama y amar lo que uno hace.

Eso es. Me gusta.

Muy bonito.

Mi lema.

Tu lema.

Mi lema.

Mi lema también.

Sí, yo que lo puedo decir a toda la gente ahí fuera, que lo hagan también si pueden.

Que sigan su corazón.

Que sigan su corazón. Bueno, sin decir: “Tenéis que hacerlo”.

No.

No, no.

Cada persona está libre de hacer… bueno… seguir su camino pero el camino del corazón yo creo que… se abren las puertas.

Claro.

Y además hay una cosa muy importante: cuando haces algo que amas, lo haces bien.

Claro, claro.

Lo haces bien.

Porque es algo que te gusta.

Exactamente. Y la gente se da cuenta. Sean tus clientes de una tienda, de un restaurante, lo que sea.

Sí, sí.

O sea, en mi caso, los niños y los… sus familias en mis cursos, ¿no?

Claro que sí.¿Tienes ganas de tocar alguna canción?

Sí, puedo tocar una canción también. Sí, claro.

Bueno, yo creo que… Bamboleo, ¿por qué no?

Bamboleo, ¿por qué no?

Porque eso es una cosa muy importante que quiero decir también: me encantan las canciones infantiles para niños, sean en alemán, sean en español también, pero lo que yo hago también, no solamente para los padres o sus familias sino para los mismos niños también, toco también canciones populares como Bamboleo para los niños. Porque los niños, lo que oyen y escuchan, muchas veces son canciones infantiles, que son súper bonitas, pero yo creo que también tienen el derecho de escuchar otra música. Sabes qué quiero decirte, ¿no?

Sí, entiendo perfectamente.

Bueno, vamos a cantar y tocar Bamboleo.

Cuando el amor llega así de esta manera, no tiene la culpa, caballo de danza vana, porque es muy despreciado, por eso, no te perdona llorar.

Cuando el amor llega así de esta manera, no tiene la culpa, olé, je je…

Amor de compra y venta, amor de en el pasado, bembelem, bembelem, bembelem, bem, bembelem, bembelem…

Bamboleo, bambolea, porque mi vida yo la prefiero vivir así… exactamente, sí…

Bamboleo, ay bambolea… porque mi vida yo la prefiero vivir así.

Bamboleo, ay bambolea… porque mi vida yo la prefiero… la versión corta je je je ¡olé vámonos! Vivir así.

Olé. Perfecto. Muchas gracias. Súper. Muchas gracias. Tu voz es muy bonita. Muchísimas gracias. Muy bonita.

Porque mi vida yo la prefiero vivir así. Otra vez al grano. De la conversación. Vamos al grano. Exacto.

Bueno, yo quiero presentar también a una buena amiga.

Ajá.

Es la Micky, no el Micky. La Micky.

Una niña.

Sí. Exactamente. Ratoncita.

Una ratoncita.

Siempre me acompaña en mis cursos.

Es tu talismán.

Es mi talismán. Además me acompaña en mis cursos.

Te trae suerte.

Sí, exactamente. A los niños, o sea los niños le tienen mucho amor, mucho cariño y los padres también y es, además, como un talismán también.

Claro. Te acompaña. Siempre te acompaña.

Me acompaña siempre.

¿Desde cuándo?

Bueno desde hace algunos años ya en mis cursos, ¿no?

O sea no voy a la discoteca con ella… que no se piense la gente. Bueno, con todo el amor, es una persona simpática pero… no, bromas aparte, siempre… bueno. Está conmigo en mis cursos y participa en las canciones. Por ejemplo cuando yo hago muchas canciones en que presentando, o sea, a cada niño, por ejemplo, canto el nombre, ¿no? Y bueno, y digo: Hola, buenos días, o algo así, sea en alemán o en español, ya nos alegramos mucho de que, no sé, Sabrina esté aquí. O Alejandro o lo que sea. ¿No? Y también nos alegramos por la presencia de la Micky. Y por la presencia de Daniel. O sea, yo también que los niños o los padres también cantan, entonces, para mí.

Muy bonito. Daniel.

Si quieren. Sin obligación. No hay obligaciones para nada. Pero yo siempre quiero dar ánimo, fuerza y motivación a los niños, pero también a los padres. Porque… o a los abuelos, porque muchas veces la gente, no sé… mucha gente dice: “Sí, pero no sé si sé cantar”… Mucha gente tiene a veces miedo… no sé si se han escuchado, vergüenzas… vergüenza y todo eso y yo digo: por favor, si quieres, solamente si quieres, canta.

Claro.

Lo interesante es…

Es liberador, ¿no?

Es liberador… y cantan bien. Porque cantan sin miedo, sin presión, y sin la idea de: Ay no… me van a juzgar aquí.

Voy a cometer errores…

Voy a cometer errores. Porque yo no me quiero fijar en los “errores” que muchas veces no son “errores” también… o en los “defectos”. No, eso no. Yo me fijar más en qué es lo que hace bien la gente…

Claro. Qué bonito.

Y aplaudir y no: Ah, no, pero esto está mal y esto está igual…

Creo que esa es una forma de vida.

Es una forma de vida. Exactamente.

Una actitud.

Es mi filosofía para mis cursos, pero es mi filosofía en general.

De vida.

Y para mí mismo también.

Sí.

O sea perdonarse… tú mismo no presionarte tampoco demasiado.

Claro. Muy valioso, Daniel.

Muchísimas gracias.

Muchas, muchas, muchas gracias.

Hay por eso un camino también… ¿no? Hasta llegar a este punto también, pero…

Un camino que… no fue tan fácil llegar aquí…

No. Pero valió la pena.

Valió la pena.

Sí. Y al final, y al final sí, al final sí es el camino más fácil. Aunque a veces te cuesta, pero cuando llegas al punto de decir: hago, intento, con valor…

Qué suerte que he hecho esto.

Exactamente. Y perdonarte a ti mismo o también “errores” o algo así… Entonces te liberas mucho.

Sí, sí.

Y yo creo que la gente se da cuenta.

Claro que sí. Porque lo transmites.

Es como un espejo.

Claro. Y es una especie de motivación, ¿no?

Exactamente.

Para la gente…

Muchas gracias, Daniel.

A ti, a ti.

Gracias, y gracias a todos.

Sí, espero que les haya gustado mucho y si les gustó, por favor, pónganle un “me gusta” abajo y compártanlo en las redes sociales para que mucha gente pueda ver a Daniel y su hermosa voz y sus proyectos y su filosofía.

Muchísimas gracias.

Muchas gracias, hasta pronto.

Encantado, mucho gusto. Hasta pronto, adiós.

Chau.

Archivo PDF: Daniel Jiménez

Si te gusta, comparte... Gracias.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

4 opiniones en “Aprender español con videos – Daniel Jiménez: La música es mi pasión”

  1. Estimada Cristina,

    Que blog estupendo. Me encanta. Te pido que sigas haciéndolo. Como yo necesito hablar español en mi trabajo como represante de una empresa alemana en España y en latinoamerica me gustaría saber si tengas algunas consejos que tipo de dichos, comportamientos o lo que sea tú puedas dar a personas que necesitan la maravillosa idioma castellano en el campo laboral.

    Te agradezco de antemano.

    Un cordial saludo,

    Georg

    1. Hola Georg:
      Muchísimas gracias por tu comentario. Voy a pensar sobre algún video con consejos para negociar con hispanohablantes, ¿qué te parece? Un abrazo,

      Cristina

  2. Muchas gracias a Cristina por los videos muy divertidos, que me encantan mucho tambien.
    Daniel Jiménez es un hombre muy simpático y auténtico. Daniel convence a través de su caracter y su entusiasmo. Espero que siga siendo afortunado y que trabaje con mucho éxito.

    1. Sí, tienes toda la razón del mundo. Daniel es súper simpático y a mí me encanta su actitud frente a la vida. Yo también espero que tenga mucha suerte. Beso, Cristina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.