blog

Podcast para aprender español con historias – Ángela Santos – episodio 3

Las historias de Ángela Santos, estudiante de Psicología en Buenos Aires

Episodio 3

Ángela había estado todo el sábado transportando gente de acá para allá por toda la ciudad de Buenos Aires. Estaba bastante cansada. Generalmente, ella solía aprovechar los fines de semana para trabajar. En épocas de examen no podía, porque prefería concentrarse en sus estudios de Psicología. No le faltaba mucho para terminar su carrera. Pero ese sábado de febrero no tenía nada que estudiar.

-Mi último cliente de hoy, pensó Ángela cuando aceptó el viaje. Esteban Monteverde, según la información de su aplicación. Un viaje desde la calle Suipacha y Juncal hasta la calle Alvear, en Martínez. Lindo viaje. Largo. Y como ella vivía en Acassuso, le quedaba de paso. Así podía terminar el día con ese último viaje. Continuar leyendo “Podcast para aprender español con historias – Ángela Santos – episodio 3”

Si te gusta, comparte... Gracias.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Aprender español: se buscan profesores de alemán para Buenos Aires

Aprender español con videos: Didacta 2019

Se buscan profesores de alemán para Buenos Aires

Hola a todos y bienvenidos al blog Ganas de hablar, el blog especializado para mejorar tus conocimientos de español con videos gratuitos de todo tipo.

Hoy con un vídeo informativo sobre la feria Didacta que este año 2019 ha tenido lugar en Colonia. Colonia está muy cerca de donde yo vivo. Yo vivo cerca de Düsseldorf. Yo he ido con una muy buena amiga mía, con Vera, nosotras somos profesoras en Alemania y hemos disfrutado muchísimo del paseo. Continuar leyendo “Aprender español: se buscan profesores de alemán para Buenos Aires”

Si te gusta, comparte... Gracias.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Cómo hablar mejor español: Confía en ti y pasa a la acción

Cómo hablar mejor español:

Confía en ti y pasa a la acción

Hola a todos y bienvenidos al blog Ganas de hablar.

Yo soy Cristina y este blog está pensado para ayudarles a ustedes a mejorar sus conocimientos de español. Yo soy profesora de español, vivo en Alemania y trabajo aquí como docente de español y este blog lo empecé para ayudarles a las personas que tienen un buen nivel de español y lo quieren mejorar cada día un poquito más.

Especialmente para las personas que llegaron a un nivel alto y que piensan que no saben lo suficiente, que no se atreven a hablar, que saben un montón de gramática y saben muchísimo y no se atreven a dar ese salto y a hablar de forma fluida y tranquila con hispanohablantes.

Para esas personas está pensado especialmente este blog y hoy les traigo un vídeo con un tema que espero que sea inspirador.

Continuar leyendo “Cómo hablar mejor español: Confía en ti y pasa a la acción”

Si te gusta, comparte... Gracias.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Aprender español con videos: Más vale tarde que nunca

Aprender español con videos:

Más vale tarde que nunca

Hola a todos y bienvenidos al blog Ganas de hablar.

Este es un blog especializado para mejorar tus conocimientos de español con vídeos de todo tipo y el vídeo que les traigo hoy es un vídeo que está relacionado con un dicho o refrán del mundo hispanohablante, muy usado, y este dicho es: más vale tarde que nunca.

Vamos a analizar un poquito qué significa, de dónde proviene y cuándo lo usamos. Es un dicho muy común y se usa muy frecuentemente en español.

Continuar leyendo “Aprender español con videos: Más vale tarde que nunca”

Si te gusta, comparte... Gracias.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Podcast para aprender español con historias – Ángela Santos – episodio N° 2

Las historias de Ángela Santos, estudiante de Psicología en Buenos Aires

Episodio 2

Ángela acababa de aceptar su próximo viaje. La señora se llamaba Nilda Morales y estaba a 2 km de donde estaba Ángela. El trabajo era fantástico y le permitía a Ángela ganar un poco de dinero para financiar sus estudios y ayudarles a sus padres en esa época de crisis. Los clientes marcaban en la aplicación del teléfono móvil adónde querían viajar y la aplicación les buscaba el coche más cercano. El pago se hacía con tarjeta de crédito, así que Ángela no tenía que llevar dinero en su coche, su precioso Smart blanco, ideal para moverse por la ciudad de Buenos Aires.

Eran las cuatro de la tarde y Ángela estaba llegando a la Avenida San Martín, en Villa Crespo y pudo ver a una señora mayor, muy elegante, vestida con una falda azul y una chaqueta blanca, que estaba mirando la calle, probablemente esperándola a Ángela. Ángela detuvo su coche y estiró el brazo para abrir la puerta derecha del Smart.

-Buenos días, señora, saludó sonriente.

-Buenos días. Muchas gracias, señorita. ¿Es usted Ángela Santos?

-Sí, soy yo, contestó Ángela cortésmente.

La señora, de unos setenta y cinco años, se sentó en el asiento de acompañante.

-Es la segunda o tercera vez que uso este servicio. Discúlpeme si no sé bien qué tengo que hacer ahora.

-No tiene que hacer nada, señora. Usted ya había indicado que quería viajar al ex Hospital Francés de la calle La Rioja, en Boedo. ¿Es correcto?

-Sí, lo es. Lamentablemente lo es, suspiró la señora con tristeza en la voz.

Ángela la miró de reojo, pero no dijo nada. Siempre dejaba que la gente le contara, pero solo si quería. A ella no le gustaba preguntar, porque no quería molestar a sus pasajeros. Ella tenía un alto grado de empatía con las personas y, generalmente, la gente le contaba todo a ella. También si no la conocían.

-Mi marido está en el hospital en este momento, comenzó a contar la señora. Está allí desde hace dos días. Yo todavía no lo puedo creer, dijo la mujer y su voz se quebraba mientras hablaba.

Ángela tomó el paquete de pañuelos que estaba en la guantera y se lo dio a la mujer.

-Lo lamento mucho, dijo.

-Mi marido y yo llevamos casados cincuenta y dos años. Imagínese… Tenemos cuatro hijos. Dos de ellos, Susana y Federico, viven en Europa, en Francia, Carlos vive en Estados Unidos y nuestra hija Marta vive acá, en Buenos Aires. Mi marido tuvo un ACV hace dos días. Es bastante grave y no sé cómo hacer para estar sin él. Todos los días voy al hospital por la tarde, mi hija va por la mañana y tenemos amigos que nos ayudan y se quedan con él también por la noche, para que nunca esté solo.

Ángela conducía tranquilamente por las calles de la ciudad y podía imaginar perfectamente a esa pareja de ancianos, viviendo juntos tanto tiempo, con una hermosa familia que vivía repartida por todo el mundo, como su propia familia. Ángela tenía dos hermanas, Viviana y Daniela, las dos vivían en Europa. Viviana, en Suecia, con su marido y sus hijos y Daniela en Francia. Estaba haciendo su máster en Comunicación.

En ese momento sonó el teléfono móvil de Nilda Morales y ella atendió. Ángela podía notar la tensión del ambiente. Nilda escuchaba atentamente lo que la persona le decía.

-Muchas gracias, doctora. Muchas gracias. Le agradezco inmensamente. Yo llego al hospital en…

-Quince minutos, le dijo Ángela rápidamente.

-Quince minutos, doctora…. Sí. Claro. Cómo no. Voy a ir directamente a la habitación de mi marido entonces. Sí…. Muchas gracias y hasta enseguida.

Ángela sintió una gran alegría, sin saber bien por qué se alegraba tanto, porque no conocía a Nilda Morales, pero sentía que aquí había pasado algo bueno. Una buena noticia que alegró mucho a Nilda.

-Parece que mi marido está muchísimo mejor. La doctora acaba de contarme que salió de la terapia intensiva y que yo podía ir a verlo a su habitación.

Estaban esperando delante de un semáforo rojo. Ángela miró a su pasajera, que estaba feliz y sonreía de oreja a oreja, y se sintió agradecida por tener este trabajo, que empezó por una necesidad de ganar dinero y se estaba convirtiendo en una forma de vida.

Antes de bajarse del Smart blanco, Nilda Morales abrazó a Ángela y se dieron un beso en la mejilla.

-Gracias. Gracias por escucharme y por estar aquí en este momento.

-Con mucho gusto, señora. Le deseo todo lo mejor a usted y a su hermosa familia.

Si te gusta, comparte... Gracias.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Herramientas útiles e ideas Para profesores de español

Herramientas útiles e ideas

Para profesores de español

Hola y bienvenidos a todos al blog Ganas de hablar. Yo soy cristina y este blog está pensado para personas que quieren mejorar sus conocimientos de español con vídeos con todo tipo de temas interesantes del mundo hispanohablante.

El vídeo de hoy está pensado especialmente para profesores de español y lo que les quiero contar es que en este nuevo año 2019 tengo pensado armar una nueva sección en mi blog. Una sección especial para profesores y aquí quiero poner diferentes ejercicios, ideas, juegos para las clases de español, para hacerlas más amenas, más entretenidas, más divertidas, tanto para los alumnos como para nosotros, los profesores.

Continuar leyendo “Herramientas útiles e ideas Para profesores de español”
Si te gusta, comparte... Gracias.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Gramática: cómo usar correctamente en español los verbos “ser” y “estar”

Gramática: cómo usar correctamente en español los verbos ser y estar

Hola a todos y bienvenidos al blog Ganas de hablar.

Yo soy Cristina y este blog está pensado para personas que quieren mejorar sus conocimientos de español y el vídeo que les traigo hoy es un vídeo de gramática con un tema que me parece que es muy importante en español y son los verbos ser y estar.

Es un tema un poquito complicado y el problema es que en la mayoría de los idiomas hay únicamente un verbo para expresar lo que en español expresan estos dos verbos.

Si nos basamos en inglés el verbo es “to be” y en español tenemos “ser” que significa “to be” y “estar” que significa “to be”.

Mi consejo para ustedes es concentrarse en… en el verbo “estar” porque es más fácil recordar qué es lo que usamos con el verbo “estar”, porque son menos cosas que las que expresamos con el verbo “ser”.

Así que recuerden que el verbo “estar” lo usamos cuando nos estamos refiriendo a un lugar donde está por ejemplo la casa. Así cuando podemos decir en inglés el tema location.

Argentina está en Sudamérica. La otra situación en la que usamos el verbo “estar” es cuando hay un estado que ha cambiado.

Por ejemplo en la situación: estoy enferma. Tengo un poco de gripe. No soy una persona enferma, sino que en este momento estoy enferma y ese estado es pasajero. Puede cambiar.

Esas son las dos situaciones en las que usamos el verbo “estar” y el resto de las cosas las usamos como en inglés. Con el verbo “ser”, ¿sí?

Por ejemplo: yo soy argentina. Yo soy profesora de español. Yo soy de Buenos Aires. Yo soy simpática, por ejemplo.

Ese tipo de situaciones las expresamos con el verbo “ser” y las dos que tienen que recordar porque son diferentes a los demás idiomas son cuando estamos hablando de un lugar donde está ubicada una… un objeto y cuando estamos hablando de un estado que puede cambiar, ¿sí?

Ahí usamos el verbo “estar”.

Así que espero que estas explicaciones les hayan servido y les sean útiles para seguir aprendiendo cada vez más un poquito de este hermoso idioma, el español.

Hasta pronto. Hasta el próximo vídeo. Chau

Archivo PDF: Ser y estar

Si te gusta, comparte... Gracias.Share on Facebook

Facebook

Tweet about this on Twitter

Twitter

Share on LinkedIn

Linkedin

Email this to someone

email

Print this page

Print

Practicar español con videos – gratis: A caballo regalado no se le miran los dientes

Practicar español con videos – gratis

Refrán: A caballo regalado, no se le miran los dientes

Hola  a todos y bienvenidos al blog Ganas de hablar.

Yo soy Cristina y este blog está pensado para mejorar los conocimientos de español hablado y el vídeo que les traigo hoy es una explicación sobre un dicho del mundo hispanohablante y el dicho es: A caballo regalado, no se le miran los dientes.

Este dicho está relacionado con el hecho de que cuando nos hacen un regalo, por ejemplo, un amigo nos regala algo y a nosotros eso mucho no nos gusta, que no es bueno decir la verdad, decir: “Ay, esto no me gusta.” ¿Por qué?

Porque es un regalo y la persona que compró ese regalo para nosotros pensó que ese regalo nos iba a gustar.

Entonces si nosotros decimos de forma muy directa: “No me gusta el regalo”, estamos ofendiendo a nuestro amigo o a nuestra amiga.

Entonces esa es la idea que está detrás de este dicho: “A caballo regalado, no se le miran los dientes.”

Y ¿de dónde viene este dicho? La explicación es la siguiente: el caballo es un animal que tiene una dentadura que va modificándose con el paso del tiempo.

Generalmente a los dos años los caballos cuando son… cuando cumplen dos años de edad cambian la dentadura y van a recibir la dentadura que les va a quedar por toda su vida, ¿sí?

Y si uno mira la boca de un caballo puede reconocer, al ver sus dientes, cuál es la edad del animal.

Entonces, si nosotros tenemos un caballo que estamos comprando y nos interesa que sea un caballo, bueno… joven, por ejemplo, vamos a mirar los dientes del caballo para ver si es un caballo realmente joven.

Pero si alguien nos regala un animal, un caballo, no tenemos que mirar sus dientes porque al fin y al cabo ha sido un regalo ¿sí?

Esa es la idea detrás de este dicho: A caballo regalado no se le miran los dientes.

Significa: si te hacen un regalo, no te quejes, no te quejes, no protestes y acéptalo y no ofendas a tu amigo o amiga que te ha hecho el regalo.

Bueno, espero que este dicho les haya parecido fácil y que lo hayan podido comprender y bueno… y espero también seguir ayudándoles a mejorar su español hablado.

Un fuerte abrazo que tengan un hermoso día y hasta pronto

Archivo PDF: A caballo regalado

Si te gusta, comparte... Gracias.Share on Facebook

Facebook

Tweet about this on Twitter

Twitter

Share on LinkedIn

Linkedin

Email this to someone

email

Print this page

Print

Podcast para practicar español con historias para escuchar

Podcast para practicar español con historias para escuchar

Hola a todos y bienvenidos al blog Ganas de hablar.

Yo soy Cristina y este blog está pensado para ayudarles a ustedes a mejorar sus conocimientos de español.

Hoy les traigo un regalo muy especial,que es un nuevo plan o una nueva idea que tengo para el año 2019 y es así: una vez por mes les voy a traer una historia que les voy a contar en español con los subtítulos y con imágenes probablemente… pienso que van a hacer siempre de la ciudad de Buenos Aires porque la historia es la siguiente:

Continuar leyendo “Podcast para practicar español con historias para escuchar”
Si te gusta, comparte... Gracias.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Podcast para aprender español con historias – Ángela Santos – episodio N° 1

Las historias de Ángela Santos, estudiante de Psicología en Buenos Aires

Episodio 1

Eran las seis y media de la mañana y Ángela estaba conduciendo por la Avenida Santa Fe, en la ciudad de Buenos Aires. Su próximo cliente la iba a esperar en la esquina de la Avenida Santa Fe y Callao, delante de la librería El Ateneo. Ángela conducía lentamente, porque estaba llegando a su destino. En aquel momento, vio a una mujer de unos 35 años, que estaba llegando a la librería y que observaba la calle atentamente.

Ángela se detuvo y le abrió la puerta delantera a la mujer. Ella preguntó tímidamente: “¿Tú eres Ángela Santos?”

-Sí, soy yo. Entra, entra y siéntate, por favor.

-Muchas gracias, vamos a la Avenida Cabildo al 1600, contestó la mujer con un marcado acento inglés o escocés.

La mujer se sentó al lado de Ángela en su Smart blanco, el coche que se había comprado hacía un mes, para poder comenzar a trabajar de “taxista” en su tiempo libre. No era una taxista propiamente dicha, sino que trabajaba para una empresa que ofrecía un sistema especial, muy práctico para Ángela, con el cual podía ganar dinero en su tiempo libre, sin tener la necesidad de estar empleada. Solo necesitaba un coche y un teléfono móvil moderno para poder usar la aplicación de la compañía.

Ángela estudiaba Psicología en la Universidad de Buenos Aires y estaba a punto de terminar su carrera. Quería ganar un poco de dinero porque la situación económica del país no era ideal y ella tenía que apoyar a sus padres. Así que durante las vacaciones universitarias, los fines de semana, cuando no tenía exámenes o en todo momento libre, Ángela salía con su Smart a la búsqueda de clientes.

-Esta ciudad es un monstruo, comentó la turista.

-¿Te parece? ¿Tú de dónde eres?, le preguntó Ángela.

-De Londres. Estoy acá por un tiempo solamente, porque vine por mi novio. Él es porteño. Vive y trabaja en Buenos Aires.

-Ah, qué bien… siempre pasaba lo mismo: bastaba que Ángela formulara una pregunta para que sus clientes comenzaran a contarle la historia de su vida, completita, de principio a fin. Y para Ángela, que quería ser psicóloga, era una práctica excelente.

-Sí… me enamoré mucho de ese hombre. Sigo enamorada, en fin… pero no sé si es la persona ideal para mí…

-¿Por qué?, preguntó Ángela.

-Porque me hace sufrir mucho. Es muy colérico. Tiene días en los que está de excelente humor y todo está bien y tiene otros días en los que se levanta por la mañana de muy mal humor, me grita, me insulta, es muy difícil convivir con alguien así. Yo estoy muy, muy mal, no sé qué hacer. Justamente ahora voy a casa de una amiga mía de Inglaterra para charlar y ver qué puedo hacer.

La mujer ya no podía controlar sus lágrimas y empezó a llorar desconsoladamente. Ángela abrió la guantera y sacó unos pañuelos de papel. Le dio el paquete a la mujer, que lo tomó y sacó un pañuelo.

-¿Cuánto tiempo hace que estás con él?, siguió Ángela.

-Ya son varios años. Tenemos una relación a distancia. Yo soy la que viene una vez por año acá. Puedo darme el lujo, porque soy periodista y puedo trabajar desde cualquier lugar.

Ángela la miró de reojo. Una situación absolutamente ideal. Una mujer atractiva como esta, evidentemente sin problemas financieros, ya que de lo contrario no podría viajar por el mundo como lo hacía, con un trabajo absolutamente ideal que le permitía ser libre y trabajar mientras conocía otros países… y se ponía de novia con un colérico que le hacía la vida imposible. Lo que le faltaba a esa mujer era, probablemente, una buena porción de autoestima. Y unas cuantas sesiones de terapia. Ángela nunca hablaba mucho durante estas charlas en el coche, mientras conducía. Pero generalmente, las personas que viajaban con ella se sentían mucho mejor después del viaje y siempre le agradecían por haber escuchado con tanta paciencia.

La mujer seguía llorando, pero ya estaba más tranquila. Miraba los edificios de la ciudad mientras se acercaban a Belgrano, el barrio en el que aparentemente vivía su amiga de Inglaterra, y parecía mucho más tranquila que unos minutos atrás.

Cuando estaban acercándose a la Avenida Cabildo al 1600, la mujer le agradeció a Ángela de todo corazón y se bajó del Smart, con una sonrisa en los labios.

Archivo PDF: Las historias de Ángela Santos_1

Si te gusta, comparte... Gracias.Share on Facebook

Facebook

Tweet about this on Twitter

Twitter

Share on LinkedIn

Linkedin

Email this to someone

email

Print this page

Print