Cómo hablar mejor español: Tres consejos para hablar con más fluidez

Cómo hablar mejor español: Tres consejos para hablar con más fluidez

Hola a todos y bienvenidos nuevamente al blog ganas de hablar.

Yo soy Cristina y este blog está pensado para ayudarles a aquellas personas que tienen muy buenos conocimientos de español y no se atreven todavía a hablar de forma suelta y con tranquilidad.

Lo que les quiero traer hoy es un consejo… unos consejos. Hace mucho que no pongo consejos en el blog y lo que quiero hacer hoy es darles tres consejos muy útiles para poder hablar de forma fluida y sin bloquearnos, sin bloquearse.

Cuando aprendemos una lengua nueva siempre tenemos esa dificultad ¿no? A mí me pasó también cuando aprendí el alemán. Siempre tenía un un poco de miedo de hablar en alemán y el problema es que nosotros pensamos que no hablamos bien el idioma o que no lo hablamos de forma fluida porque nos falta vocabulario, porque no conocemos bien la gramática y ese tipo de cosas, de problemas.

Pero en realidad no es así. En realidad el problema que tenemos cuando nos bloqueamos es un problema emocional y no un problema que esté relacionado con los conocimientos. Es un problema emocional.

Tenemos miedo. Tenemos miedo de hablar y entonces buscamos excusas de todo tipo. Por ejemplo no sabemos todavía lo suficiente, tenemos que estudiar más, tenemos que saber más gramática, tenemos que estudiar listas de vocabulario y todo eso no es no que nos va a ayudar.

Hoy les quiero contar tres consejos que son muy buenos para poder mejorar este tema de la fluidez, es decir hablar de forma fluida el idioma, en este caso el idioma español porque ustedes quieren aprender y mejorar el español.

El primer tema fundamental es que hay que hablar despacio. Hay que hablar despacio, es decir, y la mayoría de las personas piensan que al hablar rápidamente suena mejor en español. Hay que hablar rápidamente, hay que hablar muy rápido.

Este es un gran error porque fíjense: si yo hablo con ustedes a esta velocidad, de forma tranquila y serena, muy calma, no estoy hablando mal en español.

Si yo hablo así rápidamente con ustedes, súper rápido, no significa que hable mejor el español. No significa que hablar rápido sea hablar mejor. Entonces, número uno: no hay que hablar rápido. Es importante hablar despacio para quedarnos tranquilos, para tener más tiempo para pensar.

Es fundamental cuando empezamos a movernos en un nuevo idioma. Hablemos lentamente, lentamente para poder comunicarnos con tranquilidad.

Las personas que están hablando con nosotros quieren escucharnos y van a escuchar aunque hablemos más despacio. No pasa nada. Eso es muy importante. Número uno: hablemos despacio.

Número dos: respiremos al hablar. Tenemos que respirar, respirar bien. Esto es algo fundamental para todos los aspectos de la vida, porque si nosotros no respiramos correctamente, no tenemos suficiente oxígeno en nuestro cerebro.

El cerebro es lo que nos permite pensar y si no tiene suficiente oxígeno, las neuronas del cerebro no pueden pensar.

Si respiramos mal, no respiramos profundamente, no tenemos la cantidad necesaria de oxígeno en el cerebro para que nuestras neuronas puedan funcionar perfectamente.

El cerebro es un instrumento magnífico, pero necesita oxígeno. Si uno tiene miedo: ¿qué pasa? ¿Entonces qué pasa? No podemos estar pensando mucho en cosas filosóficas.

Tenemos que salir corriendo porque hay un peligro, por ejemplo un tigre diente de sable es el peligro. Yo tengo que salir corriendo y no puedo pensar. Pero si no tengo ningún peligro, no hay peligro, estoy hablando con una persona en español. ¿Cuál es el peligro? Ninguno.

Entonces: tranquilos. Respiren profundamente y van a tener mucho más oxígeno en el cerebro porque no hay un tigre diente de sable detrás nuestro

Y el tercer punto es si me falta una palabra, si no recuerdo una palabra, no me desespero. Me quedo tranquilo. Hago una pausa y busco otra palabra o puedo también usar gestos. usar o hacer una mímica. Usar gestos o pensar en otra palabra o explicar con otras palabras lo que quiero decir.

Claro que todos estos consejos son consejos para personas que ya tienen un determinado nivel del idioma. Si estamos con la segunda clase de español y sólo sabemos decir: “Me llamo Cristina ¿y cómo te llamas tú?, no… no se puede ni siquiera escuchar este vídeo mío.

Estos vídeos están pensados para personas que ya tienen un alto nivel del idioma y justamente esas son las personas que se preocupan tremendamente y piensan: “no sé hablar español”, y yo los tengo muchas veces en mis cursos y digo: “Pero si hablas súper bien el español, ¿cuál es el problema?

Y estos son los problemas y yo ahora estoy realmente identificando cuáles son los problemas de las personas y quiero ayudar.

Entonces, con estos tres consejos pienso que es… que son útiles y que les puedo ayudar.

Número uno: hablemos de espacio. Número 2: respiremos bien. Número 3: no preocuparnos si no encontramos inmediatamente la palabra que estamos buscando. Podemos buscar otra palabra, podemos hacer una pausa.

A veces hacemos una pausa, miramos a la persona y bueno la otra persona va a decir algo y vamos a seguir nuestra conversación, incluso si la persona habla otro idioma por ejemplo el inglés le podemos decir: “bueno ¿Cómo se dice esta palabra en español?”

Hay muchas alternativas, sobre todo mantener la calma.

Bueno, espero que este vídeo les sirva de ayuda para mejorar cada día más sus conocimientos de este bello idioma.

Un gran saludo, un abrazo y hasta la próxima, chau

Archivo PDF: Tres consejos

Si te gusta, comparte... Gracias.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

2 opiniones en “Cómo hablar mejor español: Tres consejos para hablar con más fluidez”

  1. Querida Cristina
    Una vez más, un bloc muy interesante y diferido. Decir hablar despacio es más fácil a decir que hecho.
    Por ejemplo, tu eres en una conversación en un grupo con amigos o relativos y tu habla tan despacio, ya habla
    una otra persona en la conversación y tú no tienes la posibilidad encontrar tu historia hasta al final.
    A mí me ocurre ya en alemán, mi idioma materno, no imaginarme en español. Por supuesto, no siempre es así. Pero a veces sí.
    Cristina, gracias de tu bloc cada semana, un beso hasta pronto Fridolin.

    1. Muchas gracias, Fredy, por tu comentario. Es tal como tú dices. A veces es difícil hablar despacio, incluso en nuestra lengua materna. Pero si tú sabes que en la lengua que estás aprendiendo puedes hablar despacio, creo que el estrés es mucho menor.
      Un abrazo y feliz domingo.

      Saludos,
      Cristina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.