Irina, una historia de vida. El mate, la bebida nacional de Argentina

Irina, una historia de vida

El mate, la bebida nacional de Argentina

Bueno hola a todos y bienvenidos al blog Ganas de hablar.

Hoy con mi voz más o menos pero va a hablar Irina.

Irina es una amiga mía y una colega y nos va a contar un poquito sobre su vida y cómo fue… cómo llegó a Sudamérica y cómo después se trajo aquí el mate. Ella nos va a contar un poquito.

Vamos a hacer la entrevista en dos partes: primero sobre su vida y después sobre el mate.

Hola, Cristina ya dijo que me llamo Irina y yo viví unos años en América del sur que fue una historia un poco loca… Después de mis estudios viajé con una amiga a Perú con mochila y ahí pasamos varias semanas en Perú viajando, que es un país hermoso también y en este momento yo no hablé ninguna palabra de español, o sea las únicas palabras que se aprenden rápido: “hola chicas”,  “quiero una cerveza”,  “¿dónde está el baño?”, o sea las cosas típicas pero si no… bueno uno siempre puede sobrevivir ¿no? Pero no es lo mismo.

En este viaje hicimos una caminata a Machu Picchu y lo hicimos en un grupo y en este grupo conocí a un chico argentino que después fue la razón por la cual me fui a Argentina. Eso pasó todo en el año 2003, en junio. O sea, llegué ahí en invierno a Buenos Aires, que también hace frío en Buenos Aires y es muy húmedo o sea el clima es muy diferente. Es un frío que te entra en los huesos y muy feo… así que llegué a Buenos Aires, una ciudad enorme, ¿no? Increíble… increíble.

Todos esos edificios altos y vivíamos en un departamento en Palermo, que es un barrio de Buenos Aires. Muy lindo… muy lindo… que en esta época justo empezó a desarrollarse con muchos cafés, con muchos negocios y tiendas chiquitas de moda, o sea muy lindo.

Pasé mucho tiempo caminando por este barrio y pasé mucho tiempo en los cafés estudiando español porque si ya voy a este país me tocó aprender el idioma claro, así que tomé varios cursos en la universidad de lengua en el centro de Buenos Aires y conocí a otra gente que me ayudó mucho.

Si tienes otra gente, también extranjeros… bueno entonces si uno vive en el país aprende el idioma mucho más rápido porque hay que practicar todos los días y con mi pareja al principio hablamos en inglés pero poco a poco viene más el español y se perdió el inglés. Completamente… completamente.

Tuve mucha, mucha suerte de encontrar un trabajo en Buenos Aires, en un colegio alemán o sea trabajé en un colegio alemán y di clases en alemán en el tema que estudié: en geografía que fue muy intenso. Entonces no tenía como mi vida alemana en este colegio y mi vida argentina con los amigos y la familia que tenía ahí.

Claro. Bueno. Fue muy lindo, muy intenso.

Y después te casaste. Sí.  Y fuiste a chile también.

Claro. Nos casamos y por una oferta del trabajo de mi marido nos fuimos a Santiago de Chile y eso fue otro choque porque uno piensa que… bueno… está al lado y también es un país de en América del sur donde se habla español pero nada que ver. O sea nada que ver. Primero el acento muy diferente. Hablan… es muy difícil. La gente muy diferente, porque los argentinos son muy abiertos ¿no? Los chilenos, muy cerrados, no siempre tan amables, Y sí… eso fue difícil. Te costó. También. Eso también me costó, sí. Pero igual es un país también hermoso, donde se pueden hacer muchas cosas… ir a esquiar… en una hora estás en la costa y en una hora estás en las montañas para esquiar. Eso es impresionante.

Bueno y después tuviste una nena… sí. Y bueno y más tarde la vida te trajo nuevamente Alemania. Claro, nació mi primera hija, nació en Chile, en la clínica alemana con un médico alemán y sí claro uno está lejos de toda su familia, no tuvimos ni la familia alemana ni la familia argentina… solos. Sí muy solos y si y ahí tuvimos la chance de volver a Alemania y ahora ya hace casi diez años que estoy de vuelta en Alemania. Feliz pero claro una cosa que… diferente.  Diferente.

Bueno y ahora gracias a haber estudiado español… ahora aquí tú das clases de español, claro. Yo al final me quedé con mi profesión de dar clases, solamente de ahora doy clase de español.

Así nos conocimos hace mucho en una universidad. Sí.

Bueno y después segundo el tema es el tema mate. El tema mate.

El tema mate es como ya eso fue un choque cultural para mí al principio. El mate es una cosa… o sea es la bebida nacional de Argentina, ¿no? Que la gente toma… todo el día, todo el día, todo el tiempo y me acuerdo de mi primer mate que fue caliente, me quemé, un gusto feo y dije: “dios mío cómo se puede tomar eso, ¿no?

Pero me acostumbré y me acostumbré tanto que hasta hoy en día todas las mañanas me hago un mate. Buenísimo. Y ahora vamos a mostrarles cómo funciona. Cómo funciona y bueno hay diferentes tipos de mates. Aquí tenemos algunos.

En realidad esto es una calabaza. Esto es una calabaza que es una verdura y está se le sacó la parte de adentro. Acá se ve… bien. Aquí se ve bien que es una calabaza ¿no? Y está por supuesto artesanalmente preparado. Y esto es una bombilla y esto… ahora les vamos a explicar cómo se hace. Vamos a acompañar a Irina a la cocina y nos va a mostrar cómo prepara el agua y cómo preparamos el mate.

Sí, primero tenemos que calentar el agua, que en general se hace con una pava, pero como yo no tengo, tengo la pava eléctrica. Pero sí tengo una pava especial donde se puede elegir la temperatura. Lo importante del agua para el mate es que no puede tener más de 80 grados o sea se toma a los entre 70 y 80 grados. Elijo 80 grados y la temperatura perfecta. Mientras hierve el agua preparo acá el mate en esta… es una cajita muy linda de mate que me trajo justo Cristina una vez de regalo de Argentina

Adentro se ve toda la yerba. La yerba es un árbol que crece en Argentina. Se sacan las hojas y se secan y después se hace ese polvo y se puede tomar. Todo pensado que tiene una salida especial.

Tomamos el mate, que yo tengo un mate también muy, muy lindo. Este es de Salta, una provincia que es una de las provincias más lindas para mí, para mí. Ponemos en el mate la yerba adentro. No lo llenamos porque después, cuando se moja, la yerba se hincha. Entonces después va a quedar llena hasta arriba.

Ahí terminó el agua. Lo ponemos al termo y como tomo el mate siempre a la mañana ya estoy de buen humor. Eso ayuda. Okay. Cerramos bien y ahora preparamos el mate, que necesitamos la yerba más de un lado. Metemos la bombilla adentro, bien profundo, y al lado justo de la bombilla metemos el agua y lo… ahora hay que esperar un poquito para que se hinche todo bien… ya metemos un poquito más y eso será el primer mate. Pasamos por la mesa y explico cómo… las reglas de tomar mate. ¡Eso, eso!

Bueno ahí estamos con el mate. En general el mate no se toma solo, ¿no? Se toma con la familia, con amigos… es una bebida muy “social”, o sea por la tarde uno no se encuentra con amigos para tomar un café como lo hacemos nosotros acá en Alemania sino uno siempre se junta para tomar mate.

Siempre uno se junta en casa de unos amigos y el dueño de la casa siempre prepara el mate. Después uno se sienta juntos en la mesa y el dueño de la casa toma el primer mate porque el primer mate es el más feo, ¿no? Porque… la verdad tiene un poco gusto a té verde quizás pero es muy amargo. Muy amargo, muy fuerte y bastante calentito. Así se toma todo el agua que está adentro, o sea se toma un mate entero. Cuando termino el mate ahí el dueño de la casa lo llena de vuelta con agua y lo pasa todo al próximo.

Él se toma todo el mate con el agua… el mismo mate. El mismo mate con la misma bombilla. O sea con vos hoy no voy a tomar mate porque como estás enferma… ahí se avisa y no se comparte el mate, ¿no?

Vuelve el mate al dueño de la casa pero otra vez lo llena con agua. Cuando uno no quiere más mate… o sea eso pasa varias vueltas. A veces hay que hacer más agua, de vez en cuando se cambia la yerba porque usando y usando la yerba pierde gusto. Okay. Y cuando uno no quiere tomar más mate se dice: “gracias”, y ahí el dueño de la casa sabe que no va a participar más en la vuelta del mate. Entonces uno sí tiene que acostumbrarse que siempre cambia. Está tomando una persona solamente el mate y el resto está esperando.

Una cosa que no se puede hacer nunca es no terminarlo, primero, o sea devolverlo después de… con la mitad del agua todavía. Tampoco se puede tocar nunca la bombilla y hacerle vueltas o sea eso queda horrible, ya eso lo hice varias veces, error, ¿no? Choque cultural también.

Bueno así es muy lindo, la verdad, compartir un mate con amigos. También el mate tiene  mateín como cafeína o teína, o sea despierta un poco. Por eso también es la bebida típica de los estudiantes que pasan las noches estudiando y tomando mate.

Así que sí, así es como me acostumbré a tomarlo. Por la mañana me despierto, primera cosa: yo necesito mi mate, también para despertarme y después sigo mi día.

Bueno. Muchas, muchas gracias, Irina, por esta entrevistas super interesante sobre tu vida y también sobre el tema mate.

Gracias a todos por estar acá y bueno espero que hayan podido disfrutar de este vídeo y de esta interesante entrevista.

Muchas gracias, Cristina

Archivo PDF: Irina_el mate

Si te gusta, comparte... Gracias.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.